Manchakuypi Kay

La Historia como mochila

Publicado: 2016-01-26


“Sé mirar la historia y no permitiré que se repita”, fueron las presuntuosas palabras que pronunció Keiko Fujimori al iniciar su discurso sobre la corrupción. Más que presuntuosas, eran el simple lamento de una atribulada estudiante que había tenido que cargar no con el peso de la historia sino con una muy pesada mochila, según propio decir. Todos sabemos bien que no era tan pesada cuando ella estudiaba en La Recoleta, pero que sí se hizo sumamente pesada cuando tuvo que estudiar en Columbia y en Boston su carrera universitaria. ¡Lo que debe haber sufrido Keiko con esa mochila! Es inimaginable si tenemos en cuenta su movimiento migratorio: cuarenta veces ir y venir con esa misma mochila, cada vez más pesada, gracias a los desvelos de su papi y del no menos caritativo tío Vladi. Pobrecita.

Menos mal que Keiko es bastante fornida y sus curtidas espaldas están preparadas para seguir cargando mochilas aún más pesadas para que su progenie no tenga que hacer lo mismo. Eso sí: le puede faltar preparación política, pero no sentido de maternal previsión.


Escrito por


Publicado en

Palomilla de ventana

Otro blog más de Lamula.pe